TeatroEnRosario.com
 

Teatro en su tinta

28 de febrero de 2013

Espacio Bravo

Romina Mazzadi Arro Por: Romina Mazzadi Arro

ESPACIO BRAVO

Teatro/ NUEVA SALA

Un espacio cultural es un esfuerzo enorme, sobre todo si se alquila, pero vale la pena intentarlo

Quienes hacemos teatro sabemos que imaginar un espacio es fundamental.

Además, siempre estuvo la necesidad de trabajar en un lugar con flexibilidad horaria, que oficie de taller, de sitio de ensayos y funciones, y que aloje las producciones de Hijos de Roche, de la Clínica de Producción de Espectáculos y también de gente cercana con la que fui compartiendo diferentes proyectos en los últimos años.

Por eso, la vieja casona de calle Pasco fue la materialización de un proyecto largamente imaginado. Abrimos a mediados de 2009 y se llenó de cursos, talleres, seminarios, muestras, encuentros, ensayos, funciones y también otro tipo de actividades artística (ferias de diseño, proyecciones audiovisuales, etc.) Así, Espacio Bravo se fundó como un espacio cultural abierto, con crecimiento en el tiempo y reconocimiento de parte del público y medio teatral rosarino. Empezó a ser referencia para encuentros y reuniones, como las de Teatro en Rosario. Un lugar donde nos sentíamos a gusto y teníamos ganas de estar.

Al mismo tiempo fui aprendiendo, no sin esfuerzo, cuestiones de lo más variadas que tienen que ver con la gestión y producción de un espacio cultural: sobre habilitaciones, a lidiar con el plomero y el gasista matriculado, qué seguro contratar, sobre cañerías y las humedades que dibujan las paredes, sobre el cableado y las fases…y mañana ¿quién limpia? sobre presupuestos y formularios por cuadriplicado…

Nos ocupamos de esa casa y ella se manifestó en las obras que allí estrenamos. Una relación cuerpo a cuerpo. Pude comprobar, una vez más, que el espacio es un límite y al mismo tiempo una posibilidad.

Usamos la casa a lo largo y a lo ancho, transformando en espacio escénico cada segmento, detalle y textura. Tal es el caso de BABY JANE. Está la historia que ya conocemos, las hermanas Jane y Blanche, sus rencores, miserias y el pasado tan añorado. Pero fundamentalmente están las actrices, Paula y Elisabet, habitando la casa, narrando una historia de hermanas a través de escaleras que se precipitan, puertas que no se abren y rodillas que golpean la pinotea recién encerada…

Estrené otras obras, otros estrenaron también, se ensayaron muchas más. Organizamos un perchero con vestuarios y juntamos objetos que nos sirvieran para improvisar. Seguí dando talleres y mis compañeros también comenzaron a enseñar. Puse plantas. Invitamos docentes de otras ciudades e iniciamos intercambios muy enriquecedores. Pintamos paredes de rojo. Viví ahí por un tiempo y fue casa transitoria de otros colegas en su paso por Rosario. En fin, una parte de la historia reciente del teatro local tuvo lugar en la planta alta de calle Pasco 1714. Estuvo realmente muy bien mientras duró.

En 2012, tres años después de su apertura, Espacio Bravo tuvo que mudarse. Ya la casa de Pasco había quedado demasiado chica, y la falta de atención de los dueños dificultaba enormemente cualquier intento de mejora.

Así llega la propuesta de uno de los propietarios de la fabulosa casa de calle Salta, persona cercana a Espacio Bravo y al teatro, quien restaura plenamente esta planta alta que permanecía en desuso desde hacía varios años, facilitando la posibilidad de trasladarnos. Me parece muy importante destacar esta actitud, sobre todo cuando fue tan radicalmente opuesta a la de los dueños de la primer casa….por eso quizá hago tanto hincapié en esto de ser inquilino, quienes lo somos sabemos lo que significa. Estoy profundamente agradecida además porque tenemos un nuevo espacio donde mudar nuestras ganas de hacer teatro. Un espacio “ideal”. Para el público y para nosotros, los artistas.

A partir de 2013 Bravo funciona en Salta 1857. La nueva sede es lo que se podría decir una “casa soñada”. Patrimonio histórico, de estilo, elegante, fuerte, espaciosa, ofrece muchas más posibilidades que la anterior y su estado es impecable y propiciador. Aquí las cosas se han presentado definitivamente mucho mejor.

Nunca más oportuno el aporte de equipamiento técnico y mobiliario que proporcionó el Instituto Nacional del Teatro. Gracias.

ESPACIO BRAVO es ahora una nueva SALA DE TEATRO ROSARINA, y celebro la unión de tantas fuerzas con la única finalidad de generar más arte, más encuentro, más trabajo y más inspiración. Ya está funcionando, con talleres de teatro, danza, plástica, cursos, hay funciones programadas todo el año, muchos estrenos, y también reposiciones, como BABY JANE.

El espacio cuenta con dos salas, una pequeña para 20 espectadores y otra más amplia para 45.

En esta nueva etapa redoblamos la apuesta de seguir haciendo teatro en Rosario. Los invito entonces a conocer la nueva sede.

Aprovecho para agradecer a los artistas y docentes que han optado por Espacio Bravo para desarrollar sus talleres y seminarios: Elisabet Cunsolo / Gustavo Guirado / Soledad Verdum / Silvia Ferrari / Diego Stocco / Silvia Dahl / Carmen Márquez / Sofía González / Claudia Cantero / Paula García Jurado / Carlos Chiappero / Carla Gordillo y María Romano.

A mis compañeros de Teatro en Rosario, a mis hermanos de Hijos de Roche y a todos los que deciden dejar instantes de su belleza en Espacio Bravo, muchas gracias y salud!

ROMINA MAZZADI ARRO

DIRECTORA

Archivo

<<
>>