TeatroEnRosario.com
 

Editorial

28 de julio de 2020

Imaginando futuros.

Miradas para pensar estos tiempos ó tiempos para pensar mirando.

Laura Copello Por: Laura Copello

Amo los mundos pequeños, los construyo con mis infinitos objetos. Los armo y los desarmo.

Construí un mar para mí, con un dibujo de mi viejo.

Puse en ronda las ovejas de mi colección y les di una clase de teatro.

Armé una asamblea con todos los personajes que encontré en mi casa. Temario: Imaginando futuros.

Inventario de lo que no quiero escuchar

  • El otro como amenaza
  • El otro como enemigo
  • El otro vigilado
  • El otro acusado
  • Las noticias falsas como alimento del prejuicio
  • De esta salimos mejores

Inventario de las cosas cotidianas

  • Me pasás la receta?
  • Me quedé sin señal
  • No se te escucha
  • Me pasas el número de la cooperativa de cadetes?
  • Te extraño

Inventario de lo que extraño

  • La enredadera y el patio de la manzana
  • Todos mis brindis
  • Viajar, actuar. Actuar, viajar
  • El café de los bares
  • El vino compartido, después de cada función.
  • Caminar la ciudad las tardecitas de otoño, con una camperita de hilo, enamorada.
  • Besar, pero besar lindo, con abrazo
  • Ir al cine los martes, y las cenas a la salida

Inventario de lo que habría que hacer, y no hago ni haré

  • Ordenar los cajones. Ordenar el cuarto de las escenografías y el camarín de La Manzana
  • Aprender nuevas recetas
  • Acomodar los libros
  • Tirar cosas viejas
  • No aburrirse
  • No deprimirse
  • Leer y ver todas las películas, libros, recorridos virtuales, juegos que nos mandan

Hacemos teatro.

Producimos, gestionamos y enseñamos para intentar construir nuevos mundos. Somos docentes en espacios públicos y privados. Somos parte de la variada y potente “oferta” cultural de la ciudad de Rosario.

Cuando hacemos teatro hablamos de quienes somos, de nuestro particular modo de mirar el mundo y de producir sentidos.

Y llegó el COVID para dejarnos bien claro que no somos relevantes, que estamos en los márgenes, fragmentados, desorganizados, dispersos, perplejos y desolados. En general atrapados en lo desigual, la falta de regulación, la informalidad y precarización de nuestras prácticas

No hay estrategias.

Pero todxs, toditxs necesitamos algo que no sea COVID: caminar por las noches, disfrutar trabajos dignos, mirar el mar, abrazarnos, ver teatro, escuchar música, danzar, agregá lo que quieras…

Será necesario reinventar las preguntas, construir nuevos espacios poéticos.

Estará el estado presente para escucharnos? Para visibilizarnos? Será que se van a revisar las políticas culturales? Será posible la participación comunitaria? Se dará lugar a la diversidad de miradas, de experiencias, de propuestas?

Hasta ahora, sólo el Plan Podestá (aporte en plata que se terminó hace mucho), convocatorias a concursos y dos litros de lavandina, un poco de alcohol en gel y varios barbijos amarillos.

Esperamos.

Y mientras tanto con Felipe decimos: Habrá que aprender a mirar desde los bordes, los agujeros, las alcantarillas. Entrar al mundo por ventanas, ventanillas y puertas de atrás. Habrá que construir nuestros propios jardines, nuestra casa del árbol, para mirar el mar.

Como dice Paul Eluard: Hay otros mundos y están en éste.

Ahí vamos.

Archivo