TeatroEnRosario.com
 

Críticas

25 de abril de 2016

La sombra de los bigotes

Lauro cuenta Andrónico

Leonel Giacometto Por: Leonel Giacometto

Es el texto más violento, sangriento y corrupto del dramaturgo inglés William Shakespeare (Inglaterra, 1564-1616), y hasta no está del todo claro si Titus Andronicus es realmente de Shakespeare, o si, el Bardo de Avon sólo retocó, en realidad, un texto del dramaturgo y dueño de una sala teatral George Peele (Inglaterra, 1556-1596). Como sea, La lamentable tragedia de Titus Andrónicus sucede en la decadente Roma imperial y narra las desventuras, traiciones y asesinatos cruzados entre el general Tito Andrónico y Tamora, otrora reina de los Godos, cautiva de Tito, y ahora emperatriz de Roma. Muere mucha gente en la obra; cortan muchas partes corporales humanas, hay delaciones, extorsiones, grandes discursos a la tropa, y hasta canibalismo. Todos los hijos de todos son asesinados violentamente siempre entre conjuros, conspiraciones y extensos soliloquios de los personajes. El ex juez y abogado dedicado al teatro, Luciano José Ramón Corvalán, de sobrenombre artístico Lauro Campos (Rosario, 1943), nos invita a escucharla a través de su relato a cambio de una cena que el mismo, nos promete, está preparando. Con esa promesa y un conjuro grupal comienza Lauro cuenta Andrónico, con dirección de Raúl “Quico” Saggini.

Hay dos registros actorales en la obra. En uno, Lauro nos cuenta Titus Andonicus; y en el otro, Lauro hace de Andrónico y otros personajes masculinos de la obra de Shakespeare. Quizás el logro más impactante de Lauro Campos sea haberse atrevido a, por momentos, sentir en su cuerpo las peripecias sentimentales y vivenciales del general romano ya que, como él mismo dice al comienzo de la obra, “Tito es un personaje inabordable para él”.

A Lauro le gusta Tito. Tanto como las chalinas y aquella forma actoral donde siempre los brazos y las manos abiertas van hacia arriba (o hacia una cruz). Indudadeblemente, la experiencia más interesante de Lauro cuenta Andrónico es la que viene a cuenta, no cuando hace de Andrónico, sino cuando Lauro Campos rompe la cuarta pared y accede, chocho, a un público que siempre lo acompañó. Allí, es el maestro de ceremonias que hasta logra que la platea entera repita, varias veces, conjuros maléficos para exorcizar “las malas vibras”. Sin embargo, criterios de dirección y puesta llevaron a que Lauro Campos no profundice ese vínculo, y hasta se malogre siempre en torno a una comida que no cocina, en una olla que hierve, con ingredientes que no vemos, con un olor que no sentimos, y sobre lo que parecería ser un libro que, digamos, hace las veces de hornalla.

A veces el teatro encierra, en determinados gestos o puntuales acciones, su verdadera escencia, aquello inherente al teatro mismo que escapa a todo, inclusive a sus hacedores, inclusive a todo lo previsto antes de esa “hora viva” en la que el teatro sucede. A próposito o no, descuido o guiño de la puesta, en Lauro cuenta Andrónico ocurre algo con las luces que determina todos los significantes de la obra misma, la de Titus Andrónicus y hasta la de la coherencia de una actuación cuya altura queda enana a raiz de una puesta y dirección atropellada y pobre. Parado o sentado (y hasta moviéndose), en muchas partes de Titus Andrónicus, Lauro recibe una iluminación con cenital, que hace sombra de su nariz, y le da a su rostro la sombra de unos bigotes que impactan de frente en el espectador, viendo entonces a un Hitler envejecido clamando venganza entre hijos muertos y soliloquios espejados. El teatro es aquello que vemos, y mucho más.

Más sobre Lauro cuenta Andrónico: https://www.facebook.com/events/1177862642232092/

Más sobre Lauro Campos: https://www.facebook.com/Lauro-Campos-Actor-Autor-Director-teatral-1085565698172663/?fref=ts

Ficha técnico-artística

Título: Lauro cuenta Andrónico

Dramaturgia: Lauro Campos sobre Titus Andronicus, de William Shakespeare

Dirección: Raúl “Quico” Saggini

Actuación: Lauro Campos

Asistencia: Eli Corj

Diseño y puesta de luces: Juanchi Vidoletti

Sonido: Paula Corvalán y Ricardo López

Prensa: Carina Culasso

Funciones: domingos a las 20 horas en el Cultural de abajo, Entre Ríos y San Lorenzo,

Archivo

<<
>>