TeatroEnRosario.com
 

Críticas

8 de abril de 2011

Teatro MTQN - Crítica

Fraternidad

Federico Aicardi Por: Federico Aicardi

Todos los viernes de abril a las 20:30 en el Cultural de Abajo (San Lorenzo y Entre Ríos) tenemos la posibilidad de ver Fraternidad, de Mariano Moro, protagonizada por Carlos Chiappero y Cristian Mengoni y dirigida por Carla Saccani.

Fraternidad cuenta la historia de Marta y Lucía, dos hermanas que se reencuentran luego de quién sabe cuánto tiempo debido a que Marta ha llamado a Lucía para comunicarle su interés por suicidarse. Así, Lucía, empujada por este amor (si se me permite el guiño) fraternal, viaja a la provincia de Salta donde vive su hermana para evitar que cometa este atroz acto. Así se encuentran, así comienza la obra, así nos metemos en este pedacito de historia de las hermanas Marta y Lucía.

Como este escrito no tiene como objetivo contar la obra sino tratar de que el público vaya a verla vamos a sacar a relucir algunos de los aciertos que, desde mi punto de vista, hacen que Fraternidad sea un “deber ver” de la cartelera rosarina.

Mientras escribo esta nota se me viene constantemente a la cabeza en forma de cuenta regresiva (y no la cuenta regresiva de Europe porque eso me empujaría a no escribir nada) los números 3,2,1. Me pregunto si tendrá alguna reminiscencia televisiva Marleyiana y la respuesta es: NO. Pero al hurgar un poco más en estos tres números ordenados de esta forma particular termino encontrando el sentido que tanto solicitaban los dígitos.

3 (tres)

El grupo pasillo teatro tiene 3 integrantes, a saber, Cristian Mengoni, Carlos Chiappero y Carla Saccani. Los 3 vienen de la, y ya la podemos llamar así, “escuela” de Romina Mazzadi Arro y son perfectos herederos y constructores de una estética que le hace bien al teatro. Esta estética se basa en una mezcla de entre realismo y absurdo, un engendro difícil de catalogar (gracias a todas las deidades existentes y posibles) ya que existe una historia qué nos cuentan al mejor estilo aristotélico de la palabra pero son teñidos por ciertos rasgos de extrañeza y el principal es: LOS PERSONAJES FEMENINOS SON INTERPRETADOS POR DOS ACTORES.

Este rasgo es constitutivo de Fraternidad porque en la dramaturgia no especifica esta decisión del grupo Pasillo teatro. Ahí está el extrañamiento, ahí está el gran acierto, ahí está el germen del engendro teatral. Engendro porque los personajes no son dos travestis, los actores no son dos transformistas, son dos mujeres interpretadas por hombres y eso nos lleva a tensionar nuestra atención constantemente porque cuando nos olvidamos de que son hombres, recordamos que no son mujeres.

2 (dos)

El número dos me lleva indefectiblemente a pensar en que es un número par y, por ende, al par de actores que representa la obra. Como decía más arriba Carlos y Cristian hacen que olvidemos el género, y acá me tomo otra licencia, A-GENERIZAN los personajes, quiero decir que nos llevan a la dicotomía de preguntarnos qué son realmente.

No quiero ser egoísta con los adjetivos así que dejo al lector que de la lista abajo nombrada elija algunos porque todos quedan chicos:

Sobriedad – exactitud – credibilidad – técnica – organicidad – diversión – antisolemnes – descaricaturización – mimetismo.

1 (uno)

Uno nos lleva a la cima del triángulo (y no en cuestión de importancia sino en ese uno que mira a los otros dos) y es la directora, Carla Saccani. Creo destacable que nos encontramos ante una directora dando un primer paso firme y sólido. Carla se adueña de un estilo de dirección, de una forma presentar el espectáculo, de sentarse y dirigir una puesta por el camino que a ella le parece y le nace y todo esto justificado hasta el más mínimo detalle.

La escenografía está llena de simbolismos y reminiscencias que nos aportan información. No se queda en que los actores digan bien su texto y ocupen el espacio sino que nos hace trabajar para ver si podemos encontrar, como quien trata de encontrar a Wally, todas esas pequeñas, medianas y grandes complicidades que encontró con la dramaturgia y con cierta parte de la historia del teatro (no puedo sacarme de la cabeza la relación que tiene la comida en esta obra con la obra La Nona).

Ahora que mi cuenta regresiva está terminada puedo recomendarles a los lectores y oyentes que se acerquen al cultural de abajo los viernes de abril a eso de las 20:30 y saquen sus propias conclusiones.

Archivo

<<
>>