TeatroEnRosario.com
 

Críticas

1 de diciembre de 2011

Teatro MTQN - Crítica

El malentendido

Federico Aicardi Por: Federico Aicardi

El pasado lunes 28 de noviembre se sucedió algo que hacía tiempo no se veía en la ciudad de Rosario, las puertas de la sala Lavardén se encontraban repletas de personas que intentaban ingresar a ver un estreno de teatro local. Si no exagerar mi sorpresa fue tremenda ya que acostumbro a dirigirme al teatro alrededor de diez minutos antes de la hora que señalan las gacetillas y siempre encuentro la boletería accesible y si bien pude ingresar a la sala a ver el espectáculo tuve que esperar una media horita para poder conseguir mi entrada.

Si bien estamos más que acostumbrados a estas aglomeraciones cuando la figurita del momento se presenta en alguna sala que sólo abre sus puertas para llenar ese álbum que tan ansiosos esperan completar, esta vez la canción era otra. Comenzaba con una orquesta en la puerta y era la antesala perfecta para el festejo del teatro local que fue el estreno de “El malentendido” de A. Camus, dramaturgo, novelista, ensayista y filósofo existencialista.

La puesta dirigida por la cada vez más prometedora y sorprendente Carla Saccani cuenta con las actuaciones de María Belén Ocampo, Vilma Echeverría, Daniel Feliú, Daniel "El Lince" Covacevich y María Romano y la asistencia en la dirección de María Florencia Sanfilippo.

Es imprescindible destacar el esfuerzo que se realizó desde la producción para demostrarnos que el teatro independiente de la ciudad puede ser no sólo independiente sino también convocante. Semanas atrás las redes sociales comenzaron a verse plagadas de mensajes, posteos, videos y fotos del proceso de trabajo del “El malentendido” generando la simple y tan compleja “expectativa”. El estreno logró ser un estreno esperado por la ciudad y esto es increible.

Una vez que ingresamos los ¡500 espectadores! a la sala Lavardén nos encontramos con el trabajo propuesto que impacta con una puesta diseñada por Cristian "Pepe" Grignolio y Saccani que es de una exquisitez envidiable, estamos en un hotel y nada nos confunde. Por otra parte existe el elenco que tiene a la excelentísima Vilma Echeverría (que no puedo sacarme de la cabeza su actuación en Las hijas del Rey Lear y logra sumar otra construcción que nos deja perplejos) y a las construcciones de Feliú, Covacevich, Romano y Ocampo que tienen el tiempo de lograr que sus personajes exploten con las sucesivas funciones.

La apuesta que realiza Carla es, como mínimo, arriesgada. En una época donde el texto y la atención del público está más acostumbrada a la estética videoclip, donde la realidad sobrepasa cualquier ficción, el hecho de abordar desde la primera línea hasta la última a un existencialista de pura cepa como Camus habla de una directora que no se amilana ante los grandes desafíos. Por otra parte dichos desafíos toman tiempo en asentarse y la mejor versión de “El malentendido” es la versión que vendrá, la que esperamos, la que aún no pudimos ver.

Si tuvimos la posibilidad de participar de un hecho inédito en la ciudad, de no elegir dónde nos sentamos sino sentarnos donde podemos, de compartir una historia con 499 personas más y esto es lo que hay que agradecerle al equipo de trabajo completo de “El malentendido” ya que para la crítica siempre habrá tiempo de encontrarnos nuevamente.

Archivo

<<
>>