TeatroEnRosario.com
 

Críticas

10 de septiembre de 2015

A propósito de la zanja

El desagüe

Leonel Giacometto Por: Leonel Giacometto

La última producción de “Hijos de Roche”, uno de los grupos fundamentales en la coyuntura teatral rosarina, con dirección de Romina Mazzadi Arro y actuación de Paula García Jurado y Francisco Fissolo, se ofrece en el el flamante lugar físico del grupo, “Espacio Bravo”, en el corazón del Barrio de Pichincha.

Por donde se escurren las cosas y los líquidos van a parar los sentimientos de dos que fueron y que son uno al mismo tiempo. Por donde “respira” y “afloja” lo que son y fueron dos que, a pesar de hacer todo lo posible por seguir siéndolo, mientras revuelven y reviven los ratos juntos, los ratos ausentes, los pedazos ya como escombros, algo oscuro siempre está pasando entre ellos y en El desagüe.

La directora Romina Mazzadi Arro (Como si no pasara nada, Insoportable, Hasta la exageración, entre otras) es la fundadora de “Hijos de Roche”, uno de los grupos de teatro que vio la luz pública en 1999 y que aún, sin interrupciones, sigue y está vigente apostando siempre por un procedimiento cercano al absurdo, con tintes de melodrama y grotesco. A ello se suman ciertas fórmulas actorales cuyos vínculos, siempre, sólo justifican su proceder mediante el exceso y la vocinglería, hasta el arribo a último estadio, donde todo ya ha sido mencionado, dicho, al parecer. Un teatro en el que el tiempo no parece estar pasando, donde la estética persiste a los cuerpos, donde se apela a lo que está cortado, a lo que falta, a lo que alguien ha omitido, casi porque sí. Y sobre lo que no se logra narrar, no por imposible, sino por defecto es uno de los sellos de “Hijos de Roche”.

El grupo “Hijos de Roche” es uno de los grupos que trabaja un problema rosarino, pero al contrario. El problema es con la carencia del verbo “contar”, falta que excede el procedimiento teatral, a fin de cuentas, y que Romina Mazzadi Arro utiliza como recurso de construcción posible en una escena siempre contaminada -para bien y para mal- por un afuera (de más afuera de la ciudad, siempre). El cuerpo sólo puede narrar desde lo desarticulado (desde lo formal de la escena, hasta los medios de construcción y aprehensión actoral), y es en esa desarticulación donde intenta generar el impulso fundamental para que el teatro sea posible en medio de palabras sueltas, sonidos guturales y corporalidades sueltas (por ejemplo, en el voluptuoso y fluctuante espacio de una improvisación desde donde se generan este tipo de obras de teatro). Aquí siempre es fundamental la intención y maña primera “de recorte” de parte de la dirección que, a manera de un dramaturgo, construye con los intentos y logros de los actores en el marco de estas improvisaciones, y sobre las cuales, también, genera su propia estrategia de puesta.

“Espacio Bravo”, en el corazón del Barrio de Pichincha, en la ciudad de Rosario, es el flamante lugar físico que el grupo “Hijos de Roche” abrió puertas este año con una cartelera cuya marquesina expone todos los presentes del grupo, tanto de parte de su creadora principal, Romina Mazzadi Arro, como de sus actores y devenires escénicos. Del origen de este grupo, también, viene la actriz y directora Paula García Jurado (Ya estoy solo, La más segura de tus vidas), quien, junto con el actor y director Francisco Fissolo (Pavón abajo), hacen El desagüe, la última producción del grupo, y que fue la ganadora del concurso Cosecha escénica 2014, que organiza la Municipalidad de Rosario todos los años.

Hay dos que son pareja y que al principio, se ve, no la están pasando nada bien entre ellos. Después de una contienda sonora a oscuras de parte de los dos, vemos sus cuerpos golpeados. Y vemos que algo pasó. Así, con esa infraestructura fragmentada casi a pedazos, venida de la dramaturgia del actor, nos vamos enterando algunas cuestiones de la vida entera de estos dos, cuya felicidad primera, nos enteraremos después, no tuvo parangón. Mientras tanto los vemos ser pareja en situación cotidianas que se complejizan hasta la exageración, un rasgo muy significativo del teatro de Romina Mazzadi Arro.

En el aspecto dramatúrgico no está claro por qué es más importante el rasgo psicótico del personaje de Paula García Jurado que enterarnos el momento en que ella y él fueron padres, ya que de la primera hay una consecuencia sobre la segunda. Esto también nos lo enteramos después, en el territorio minado y batallado que se va construyendo con los cuerpos de los dos, que se aman con la misma intensidad que se lloran, que tocan o que se pegan. Se pegan mucho, a mano limpia. Se besan mucho, a boca abierta. Se tocan poco. Se entienden menos.

Ficha técnico-artística

Dramaturgia y dirección: Romina Mazzadi Arro

Actuación: Paula García Jurado y Francisco Fissolo

Escenografía: Margarita Wells y David Giménez Lergen

Diseño Gráfico y fotos: Diego Stocco

Producción: Grupo “Hijos de Roche”

Nota publicada en la Revista Mateo de la Asociación Argentina de investigación y crítica teatral Aincrit - http://leemateo.com.ar/?p=1012

Archivo

<<
>>