TeatroEnRosario.com
 

Archivo

13 de noviembre de 2012

Tuve suerte y soy insoportable...

Martin Fumiato Por: Martin Fumiato

Tuve suerte y soy insoportable. Hago estas dos afirmaciones y arranco.

La suerte es cuando la preparación encuentra la ocasión (o al menos la versión menos azarosa o si quieren mística) y tuve la suerte de no recibír chirlo a tiempo, ni me dijeron que era lo que tenía que hacer ni cómo hacerlo, no tuve ley y fui y sigo siendo (muy en el fondo) chico problema; en gran medida por esta forma de educación que, ahora entiendo, les salió a mis padres. Si yo desaparecía dos o tres días de casa no me andaban buscando ni me cagaban a pedo cuando llegaba. Ni me quiero acordar de las veces que puse en riesgo de muerte mi vida y que solo a la distancia digo ¡que toor!.

Quede atrapado, así, desbordado por mi propia experiencia e intuición, desconfiando de cualquier tipo de imposición de reglas, medidas, diagnósticos situacionales, interpretaciones, postas, verdades, políticas, paradigmas y vacas atadas.

El mejor grafiti que vi en mi vida decía : TAPIAL PUTO.

Aparte de la utilización de paraísos artificiales, muy pocas veces he sentido actuando, viendo o participando de una experiencia, no solo cultural, ese arrobamiento, ese éxtasis, ese irse al carajo (abducción hierofanica dice uno… de un lado) esa sensación a la cual tuve que llamar pongamosle RUISKY y distinguirla del resto de las experiencias a las que diferencie pensando que eran eventos culturales , expresiones artísticas, intentos de acercarse a RUISKY.

Ayer escuche RV de Faith no More, impresionante, lo puse 4 veces… RUISKY solo en la 1era.

Lo Raro es que la categoría RUISKY, propia de mi experiencia personal, no aparece claramente disociada del arte como convención para muchas personas, entonces parece una locura que yo pueda sentir esa sensación con una mancha de aceite mas que con un cuadro. Insisto en esto porque RUISKY puede ser fabricado, pero no siempre se logra. Esto me ha pasado disociado; algunas veces me ha pasado actuando (contadas) y otras viendo, pero no precisamente en obras de teatro, o temas musicales, o libros; o también en estos pero con la misma intensidad que afuera de estos.

RUISKY, quedo la pistola de silicona prendida, gran charco de silicona

¿no se distinguir la ficción de la realidad? Me pasa seguido. Me he visto RUISKYEANDO detrás de un vidrio cuidando un negocio, he querido llevarme la baldosa de un baño por encontrar una hermosa forma, escuche música electroacústica en una heladera que funcionaba mal y escuche mucha más poesía en los comentarios de amigos que en hermosos libros de poesía; y fíjense como trato de relacionar lo que me ha pasado con lo que socialmente es más adecuado, jue jue. Toda nuestra educación se ha basado en esto: decir lo que el otro quiere escuchar.

Se podrá pensar que RUISKY apareció como experiencia luego de conocer las convenciones clásicas, las formas artísticas en sus disciplinas, los lenguajes; pero me cuenta mi santa madre que de chico me mandaba a uno de esos lugares donde se impartían talleres de distintas disciplinas artísticas, una casa vieja con muchas habitaciones y en cada una se llevaba a cabo una actividad de una disciplina artística diferente, en una música, en otra plástica, en otra teatro, en otra danza y vos podías estar un rato en cada una. En general me la pasaba en el patio jugando a todo y nada. Traté más adelante con la música.. pero desistí, hay que estudiar y no tengo disciplina.

Me fue difícil más adelante cuando tenias que SER algo, heavy, punk, dark, blanco, puto, drogadicto, loco, bueno, callado ,concheto, grasa, maleducado, político, docente, actor, judío, etc.

Lo se, soy insoportable.

Hoy baile un tema de Frank Sinatra con mi hija y se la paso tirándose arriba mio… me perdió… la pase muy bien… RUISKY.

Archivo